¿Cuáles son los beneficios del Big Data en el sector inmobiliario?

El Big Data es la recopilación y análisis de los datos masivos que las personas dejamos constantemente, principalmente en internet pero también transacciones de compras, geoposicionamiento,  etc. Son múltiples las utilidades donde el sector inmobiliario puede rentabilizar esta gran cantidad de información, por ejemplo si se construyen y venden viviendas personalizadas, o conociendo los datos de demanda de los futuros clientes para minimizar los riesgos de la inversión.

Objetivo del Big Data: convertir el dato en información útil

Cada día volcamos miles de datos de manera anónima y personal. Vamos dejando una extensa cantidad tanto en nuestras búsquedas en Internet, como en redes sociales o también navegando por distintas páginas web. Esta información se complementa con estudios oficiales de los ayuntamientos, bases de datos privadas o bien con informes de empresas auditoras. Procesando y analizando estos datos se obtienen informaciones concretas.

En el sector inmobiliario podemos trabajar principalmente dos aspectos, Oferta y Demanda. Por ejemplo desde el punto de vista de la demanda podemos analizar si la persona está casada, si tiene hijos que viven con ella, su franja salarial, sus aficiones, tendencias de compra y así un largo etcétera. Una vez se analizan en gráficos e informes se pueden elaborar retratos robots o buyers persona precisos de los compradores de bienes inmuebles.

Este detallado estudio permite segmentar la demanda, construyendo un perfil del nuevo propietario y de sus intereses en el mercado de Real Estate. Si unimos los estudios de demanda y de oferta podemos diseñar promociones ideales para un grupo de personas objetivo.

¿Cómo aplicar el Big Data en agencias y en promotoras inmobiliarias?

Gracias a la elaboración meticulosa de los modelos de propietarios, sabremos cómo son. Asimismo, si extrapolamos las características del usuario obtenemos los requisitos que debe cumplir su nuevo piso e incluso hasta cuánto está dispuesto a pagar por metro cuadrado. Así, que ya está todo dispuesto para edificar la vivienda personalizada al gusto del cliente.

Es decir, la promotora puede construir apartamentos pensando en este prototipo de comprador focalizando sus esfuerzos de venta en dicho sector de la población. De esta manera, si conocemos la demanda de ante mano, disminuiremos en gran medida el riesgo en la inversión.

Dicho de otra manera, gracias al Big Data la promotora conocerá las zonas donde hay una demanda creciente de nuevos pisos. Y no solo eso, sino que las especificidades de cada nueva vivienda ¿Con jardín? ¿Con balcón? ¿Trastero? ¿Cerca de un colegio? ¿O de restaurantes étnicos?

Desde el otro lado, el comprador adquirirá un vivienda en la zona que le interesa y que cubre sus necesidades. Así que mejora considerablemente la experiencia del usuario en su relación con la promotora. Su satisfacción se puede utilizar más adelante para que nos recomiende o que se convierta en un embajador de nuestra marca.

El futuro del Big Data en el sector inmobiliario

Utilizar correctamente el Big Data disminuye la incertidumbre, como por ejemplo en periodos de alta demanda como burbujas inmobiliarias. Es decir, gracias al conocimiento detallado de la demanda que aporta el análisis de estos datos, solo se construirán viviendas que se puedan vender a gente que quiere comprar.

Cruzando datos de activos inmuebles actuales con registros de pisos anteriores, se puede marcar una evolución del mercado inmobiliario y sus tendencias, además de no invertir en vano en promociones con baja rentabilidad.

Por otro lado, realizando un estudio geolocalizado profundo se puede analizar toda una ciudad o un barrio determinado. Valorar si tiene zonas verdes, la densidad del tráfico, si es recomendable construir nuevos locales comerciales o si está bien ubicado para asumir un nuevo edificio de oficinas. Esta información previa provoca un cambio drástico en el proceso de toma de decisiones en Real Estate.

En conclusión, los beneficios que aporta el Big Data en el sector inmobiliario son estos cuatro:

  1. Previsión acertada de la demanda que baja el riesgo de la inversión
  2. El comprador recibirá su piso ideal, aquel que cumple con sus requisitos concretos
  3. Se evitan la incertidumbre ya que las promotoras pueden nivelar la oferta con la demanda que existe
  4. Realizar un estudio por área geográfica para determinar las necesidades de cada barrio

 

¿Quieres lanzarte al estudio del Big Data para obtener mejores resultados en el mercado inmobiliario? O ¿ya estás aplicando técnicas de análisis de datos masivos? Si es así, explica tu experiencia en los comentarios y comparte esta publicación.

Comienza a crecer

Descubre lo que podemos hacer por tu negocio.

Simplemente rellena el formulario y nos pondremos en contacto inmediatamente.

Datos contacto








Datos empresa








Acepto y he leído la política de privacidad




Comments are closed.